AudioLibro: Miseria de la filosofia – Karl Marx

MISERIA DE LA FILOSOFIA Respuesta a la obra, del señor Proudhon “Filosofía de la miseria”

“La capacidad de todos los productos, naturales o industriales, para servir a la subsistencia del hombre recibe la denominación particular de valor de uso; la capacidad que tienen de trocarse unos por otros se llama valor de cambio… ¿Cómo se convierte el valor de uso en valor de cambio?. El origen de la idea del valor (de cambio) no ha sido esclarecido por los economistas con el debido esmero; por eso es necesario que nos detengamos en este punto. Como muchos de los objetos que necesito no se encuentran en la naturaleza sino en cantidad limitada o ni siquiera existen, me veo forzado a contribuir a la producción de lo que me falta, y como yo no puedo producir tantas cosas, propondré a otros hombres, colaboradores míos en funciones diversas, que me cedan una parte de sus productos a cambio del mío”. (Proudhon, t. I, cap. II.)

El señor Proudhon se propone explicarnos ante todo la doble naturaleza del valor, “la distinción dentro del valor”, el proceso que convierte el valor de uso en valor de cambio. Tenemos que detenernos con el señor Proudhon en este acto de transubstanciación. He aquí cómo se realiza este acto, según nuestro autor. Gran número de productos no se encuentran en la naturaleza, son obra de la industria. Puesto que las necesidades rebasan la producción espontánea de la naturaleza, el hombre se ve precisado a recurrir a la producción industrial. ¿Qué es esta industria, según la suposición del señor Proudhon? ¿Cuál es su origen? Un hombre solo que necesite gran numero de objetos “no puede producir tantas cosas”

Para reportar mal funcionamiento del audio deja un comentario, que en menos de 4hr laborables estaremos resolviendo

Parte I
(Duración 3:33′:22” )
Para escuchar el documento en audio, pulse Play►, luego espere a que se cargue

Parte II
(Duración 2:56′:18” )
Para escuchar el documento en audio, pulse Play►, luego espere a que se cargue

Tags: , ,

No comments yet.

Deja un comentario